jueves, 16 de junio de 2016

El sueño de la razón

Todas las guerras empiezan de la misma manera, el discurso de un demagogo exaltado, la muerte de un inocente a manos de otro y el puñetazo en una mesa de otro exaltado. Las crisis alimentan en la misma medida a los profetas del fin del mundo y a los jugadores de ventaja que pretenden sacar provecho de la desgracia ajena, aunque para obtener beneficios aún haya que producir más dolor.

El asesinato de Cox lo pergueñó un "speeaker" enjuto, de mirada torva y estrecho de pecho sobre una caja de madera en un córner de Hyde Park, primero encendió la mecha del miedo al diferente por la amenaza a la pérdida del puesto de trabajo y luego alimentó las llamas del odio con banderas y glorias de tiempos pasados que ya no volverán, como dice la canción.

En Inglaterra, el debate en torno a la permanencia o salida de la Unión Europea ya había traspasado los límites de la exaltación para adentrarse  en el territorio de la incitación al enfrentamiento, a la involución, al sueño de la razón. La mañana anterior al asesinato de la laborista Cox, lanchas de partidarios del sí y el no se enfrentaron en el Támesis frente al parlamento británico.

Alguien ya dijo que en la palabra hay más poder que en la espada, a veces aplaca y a veces enardece a quien la empuña. El discurso es solo la excusa, hay discursos de igualdad y discursos de diferencia, discursos de banderas, de territorios o de cultura, de identidad y de libertad, da igual, todos carecen de relevancia. La importancia radica en la entonación, en la utilidad que le dé el jugador de ventaja, en la intencionalidad.

Da igual que el exaltado se llame Trump, Sarkozy, Putin o al-Asad. Y ningún territorio, ninguna sociedad está exenta del discurso del exaltado. Todos los días oímos discursos interesados y trampososo contra el judio, el musulmán o el católico; el mejicano, el marroquí o el senegalés, la mujer, el niño, o el anciano; La necesidad es el hábitat propicio, el estado de gracia que multiplica la receptividad en la que el embrión de un simple discurso puede llegar a engendrar al monstruo que surge cuando la razón duerme y que se alimenta de los inocentes y de los más débiles. Cuidado con ciertos discursos, no son más que las flores del mal.

lunes, 9 de mayo de 2016

El postureo que no cesa

Pretender extraer alguna enseñanza política de la serie Juego de Tronos aplicable al momento que vivimos en España es como afirmar que viendo los Transformers se aprende a arreglar lavadoras y hasta hormigoneras.
Conozco a gente que presume saber de cocina porque ha leído las aventuras de Pepe Carvalho, a los que Suskind les descubrió el sentido del olfato o que asistió al debate moral en torno a la pobreza de Jesus leyendo a Ecco. Y no por ello han llegado a tener alguna estrella Michelín, los han contratado en Chanel o dan clase de Teología en la universidad católica de Cracovia. A no ser que hayan completado los conocimientos que les han proporcionado sus aficiones con algún proceso formativo complementario.
La literatura, el cine, el teatro o la televisión forman, pero por mucho que te guste Breaking Bad, jamás te convertirás en un experto fabricante de drogas sintéticas apenas siguiendo las aventuras de Walter White.
Es otra forma de comunicar, pero sólo eso, formas. A estas alturas resulta complicado disociar las negociaciones para formar gobierno de la escenificación de un baile de salón, incluido Rajoy, al que nadie quiso sacar a bailar. Más vale que a la hora de negociar, nuestros representantes hubiesen cambiado las intrigas de enanos y dragones por algo más contemporáneo y hubiesen visto con detenimiento Una mente maravillosa, sobre la vida de John F. Nash, a ver si se les quedaba algo de la Teoría de Juegos o, al menos, les hubiese dado para alcanzar a entender que no es posible negociar para obtener todos los beneficios, o, por el contrario, para que todos pierdan, en primer lugar la ciudadanía. En el término medio se encontraba la virtud del beneficio mutuo. Nunca hubo voluntad de negociar un gobierno
Cuentan que Valle Inclán paseaba acompañado de un joven poeta por un parque cuando en un momento éste le preguntó al autor de Luces de Bohemia, “Qué flores tan curiosas, flotan sobre el estanque ¿sabría usted como se llaman?, a lo que Don Ramón María contestó, “por supuesto, son esas que usted tanto cita en sus poemas, nenúfares”. Algo así le va a acabar ocurriendo un día a Iglesias de tanto citar a Kant. La Paz Perpetua es un articulado más cínico que real sobre las medidas que los países deberían adoptar, en la época del autor, para conseguir tan elevado fin, con un artículo secreto que establece que cuando los políticos no se pongan de acuerdo sobre las medidas a adoptar habrá que recurrir a los filósofos. Para el título, el pensador usó el de un grabado que representaba un cementerio y que presidía el comedor del restaurante que frecuentaba. Pues eso la Paz Perpetua, que tanto preocupaba a Kant.
Pero hay otras “mentiras” más preocupantes incluso que las de Kant. El liderazgo de Podemos en las redes sociales, fundamentalmente en twitter, se sustenta en la labor de los 400. La leyenda urbana dice que son incondicionales de la formación encerrados dia y noche tuiteando sin descanso los argumentarios de los líderes. En realidad son cuentas replicadas que difunden, mediante un robot de publicación esos mismos argumentarios. En la versión gratuita del programa en cuestión las publicaciones están limitadas por el numero de mensajes originales, de tan sólo tres cuentas. En la versión de pago se puede llegar al seguimiento de hasta 100 cuentas. Si cada cuenta original emite 25 mensajes diarios, el robot los convertirá en un millón de tweets en un sólo día, multiplicado por los meses de duración de la campaña y por los retweets desinteresados, puede arrojar una cifra de proporciones astronómicas.
Si la política de comunicación a través de twitter va así. ¿Quien es el incauto que se va a creer el sistema de financiación mediante crowdfunding?
Y luego está la casta. Porque cesar fulminantemente a un Secretario de Organización y nombrar a otro a dedo, ubicar paracaidistas de unas provincias para encabezar las candidaturas de otras, celebrar asambleas en las que no se permiten intervenciones de los militantes, utilizar la sala Vip de un aeropuerto, que las candidaturas las elabore el líder supremo, utilizar un parlamento puente mientras llegan las elecciones que de verdad interesan o usar la demogogia hasta la extenuación sólo es casta si lo hacen los demás partidos. Votar, con el PP, en contra de la investidura de un candidato socialista a la presidencia del gobierno, y decir que eres de izquierdas, como dice la publicidad de la tarjeta de crédito, no tiene precio, y es de diván de psicoanálisis.

 Empieza otra campaña electoral y con ella los eslóganes, los titulares y las formas, el postureo que dicen los cursis. A primera vista, resulta inexplicable que quienes más ayudan a este experimento de pequeña y mala caricatura de proyecto político sean los propagandistas de la derecha más neoliberal. Pero es cuestión de perspectiva, si se mira de cerca ya todo cobra sentido y detrás de la demagogia y el postureo hay incluso intereses comunes. El camino ya lo marcó Anguita.

lunes, 1 de febrero de 2016

La profilaxis en los pactos

Me produce el mismo entusiasmo la posibilidad de un pacto de gobierno entre PSOE y Podemos que la presencia de Irene Lozano entre las filas socialistas del Congreso de los Diputados: ninguno. Alguien debería poder explicar porque el discurso de regeneración democrática se pone en manos de quien hasta hace dos días militaba en otro partido y que desconoce la cultura y la trayectoria del PSOE. Igual los militantes del PSOE necesitan una tutela externa que, personalmente, no acabo a entender. Lo acertado o no de la inclusión de Irene Lozano en la candidatura del PSOE por Madrid puede comprobarse en la evolución de la intención de voto de las encuestas que se publicaron aquellos días.
Respecto a la oportunidad del pacto con Podemos es el propio Pablo Iglesias quien establece qué sentido tiene para su formación un pacto con el PSOE, el de enfrentar a las dos tendencias que, según él, conviven en la formación socialista para de ese enfrentamiento obtener el correspondiente beneficio electoral. Léase si no la entrevista que concede a The New Left Review en la que marca como prioridad la necesidad de ocupar el espacio del PSOE. Pero hay otras perlas cultivadas como su explicación de cómo parecer antimonárquico, sin morir en el intento, asistiendo a una recepción del rey o su pseudo intelectual y verborreica versión de la famosa frase de Groucho Marx “Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros”. Todo ello, como no puede ser de otra manera, aderezado con referencias y citas a/de Keynes o Gramsci. Esta vez no tocaba Kant.
Es posible que coincida en que Mariano Rajoy no debe seguir un minuto más sentado en la Moncloa. A todo el retroceso en garantías sociales y a la retahíla de desmanes que contra los ciudadanos ha cometido este gobierno hay que unir las recientes declaraciones del exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez, en cuanto a que fue el gobierno de Rajoy el que aterrorizó a los mercados e hizo inevitable el rescate o el bochornoso espectáculo que están dando en la comunidad valenciana, por citar sólo los dos penúltimos capítulos con que nos han obsequiado.
Los resultados electorales de Podemos y su propia razón de ser responden a la necesidad, como declara el propio Iglesias en la citada entrevista, de ocupar el espacio del PSOE. Su estrategia electoral ha pasado por los ataques a los dos partidos de la denominada “casta”, pero no ha obtenido un solo voto del PP y sí se ha alimentado del electorado del PSOE, llevándose por delante a Izquierda Unida. Tampoco ayuda mucho a entrever las buenas intenciones de la formación morada la escenificación del anuncio del pacto: la soberbia con la que se adjudicó varios ministerios, la vicepresidencia del gobierno y la dirección de la RTVE o la mezcla de desprecio y condescendencia con las que trató al Secretario General de los socialistas, al PSOE, a los militantes y, por extensión, a los votantes socialistas.
El PSOE perdió las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, como no había perdido otras hasta ese momento. La explicación de porqué un partido que ha gobernado contra la ciudadanía, a golpe de decreto, gana las elecciones es incomprensible, si no se tiene en cuenta la inestimable labor realizada por Podemos. Solo así se explica.
Es cierto que las cifras del desempleo y el progresivo empobrecimiento de las familias exigen acciones desesperadas o heroicas, como se quiera, antes que permitir que Rajoy gobierne este país un minuto más.
Pero así y todo, de llegar a buen puerto ese pacto,  Pedro Sánchez debería blindar a su partido ante la hoja de ruta de Pablo Iglesias, posiblemente renunciando a la opción de ser Secretario General en el próximo Congreso Federal del PSOE y no comprometiendo a la militancia en esa hoja de ruta mediante la consulta a las bases sobre la idoneidad de los pactos.
 Máximo Díaz-Cano y José Andrés Torres Mora se preguntaban hace un par de días en El País “¿Por qué deberíamos ser tan crueles los socialistas y contribuir con nuestro sacrificio a que Podemos pierda su virginal pureza?”. En ese hipotético escenario en el que un pacto entre PSOE y Podemos sea la única salida al negro horizonte que pronostica la continuidad del PP en el gobierno, su consecución debería llevar aparejada la adopción de algunas medidas higiénicas para evitar la estrategia de Iglesias de dinamitar el PSOE  y, como dicen Díaz-Cano y Torres Mora, para evitar que Podemos pierda su virginal pureza.

Eso opino.

lunes, 18 de enero de 2016

Se abre el telón

Me merece todo el respeto del mundo una madre dándole el pecho a su hijo. No me interesa para nada esa imagen si se trata de una vuelta de tuerca más de este populismo inmisericorde que nos asola. Y me preocupan las madres que no pueden conciliar vida familiar y profesional. Dado que el acto tenía poco de reivindicativo -las condiciones de dureza en la que muchas mujeres realizan su trabajo hace impensable que nadie pueda desear que no se separen de sus hijos en tales circunstancias- y nada de necesidad -más que nada por la presencia de la niñera entre los invitados y la existencia de una guardería en la cámara- solo cabe inferir la opción de la propaganda populista.
Cada auditorio, cada público y cada representación exigen registros diferentes, otra puesta en escena, otros focos y vestuarios por parte del reparto que anuncia el cartel de la obra.  Esta semana, durante la sesión constitutiva de la undécima legislatura ha sido la escena del niño en el escaño y la de las lágrimas a las puertas del Congreso. Hace algo más de un año, en la sesión constitutiva del Parlamento europeo fue un discurso de algo más de siete minutos que culminaba con tanques entrando en París pilotados por milicianos españoles  y la enardecida soflama sobre el orgullo de los desheredados de la tierra del sur de Europa.
De la excursión a Europa ha quedado un sesudo programa “colaborativo” de 36 páginas, que poco tiene que ver con la actividad del eurodiputado Iglesias.  A saber Vicepresidente de la delegación para las relaciones con Mercosur y miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores y de la subcomisión de Derechos humanos. Nada que ver con los discursos electorales de Podemos sobre la importancia de hacer oír en Europa la voz de los desheredados, de los desahuciados y de los embargados. De la etapa europea también ha traído una declaración de ingresos de entre 2.000 y 10.000 euros mensuales por participar en debates políticos y por dirigir un programa de televisión. Eso aparte de los ingresos que ha percibido como eurodiputado y de lo que le ha podido reportar su labor como empresario.
Durante su primera intervención en el parlamento europeo, Pablo Iglesias, consiguió que el presidente de la sesión le llamase la atención en varias ocasiones por superar el tiempo establecido, aunque él intentó con todas sus fuerzas que pareciese que las llamadas de atención se debían al contenido de su discurso. Más que una tomadura de pelo, un insulto a la inteligencia ¿Dónde residía entonces la importancia del Parlamento Europeo?¿No era allí donde se abordaban los grandes temas políticos y económicos y donde había que impedir que las clases sociales más desfavorecidas siguieran sufriendo de peor manera los efectos de la crisis?
Hace algunos años, Jesús Gil o José María Ruiz Mateos intentaron sendas aventuras populistas, pero carecían de los conocimientos necesarios, ni sabían quién era Goebbels ni habían oído hablar de las técnicas de Guerrilla de la Comunicación, con lo que sus respectivas incursiones políticas fueron difuminándose con el paso de las diferentes elecciones y de la capacidad de absorción del Partido Popular de aquel electorado y de muchos de sus candidatos.
A pesar de sus contradicciones, a pesar de la falta de una estructura democrática en su propia formación  y a pesar de la inconsistencia de sus planteamientos programáticos vamos a continuar oyendo hablar de la casta política, de las puertas giratorias y del tic tac. Porque el populismo también tiene un espíritu reformista y ya no se disfraza de Superman a la puerta de los juzgados o da ruedas de prensa desde una piscina marbellí. Este populismo ha ido a la Universidad, controla las técnicas de comunicación y, como aspecto imprescindible, cita a Kant. Es el nuevo populismo del siglo XXI, el Populismo Ilustrado.
Hay algo imperdonable en todo esto y es que al electorado se le ha escatimado en la pasada campaña electoral, de manera intencionadamente perversa, el debate sobre qué modelo de sanidad, de educación e incluso productivo defiende cada formación y cada candidato. Por el contrario, hemos asistido a todo un abanico de gestos, representaciones y puestas en escena, desde el guardarropa de Alcampo al profundo conocimiento de la última serie de TV de moda pasando por las tontadas en absolutamente todos los programas de variedades de la televisión por la que han pasado la práctica totalidad de los líderes políticos. Parece ser que este populismo es ya más contagioso que anteriores brotes.
La función no ha hecho más que empezar, esto sólo han sido las fanfarrias para llamar al público. Estoy seguro de que aún nos depararán escenas inimaginables hasta ahora y momentos gloriosos.

Se abre el telón.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Diario de un ex-adicto a las campañas electorales. El debate de las ausencias

Un debate electoral sirve, fundamentalmente, para fijar marcos referenciales. Una campaña electoral es un lienzo hecho con trazos firmes. El debate no reproduce el relato o “story telling” de la campaña, ni siquiera parcialmente, solo es una oportunidad más; una herramienta como las redes sociales, las ruedas de prensa, los actos públicos, la publicidad y todos los recursos de los que consta una campaña. El relato tiene un protagonista (el candidato), que representa a un sector de la sociedad (partido político o agrupación de electores), quien define un problema percibido como tal por la sociedad y que aporta, desde sus valores, recetas para abordar y buscar la solución a ese problema. Hasta ahí los elementos. Las fases son, descripción y conocimiento del candidato (Difusión de la imagen), descripción de los problemas (Denuncia), propuesta de soluciones (Solución), ataque a los adversarios y sintetización en valores (para el complejo tema de los valores recomiendo la lectura de la conferencia, editada por la complutense, que Richard Wirthlin pronunció hace ya algunos años y sus esquemáticos mapas de valores). La estrategia marcará la agenda comunicativa y ésta los tiempos y la oportunidad de los mensajes.
Wirthlin fue director de campaña y jefe de personal de Ronald Reagan, el republicano que se apropió de los marcos referenciales de los demócratas y que estos aún andan buscando, o eso mantiene Lakoff. El marco referencial es la identificación de argumentos, elementos y valores, sintetizados en un enunciado o definición simple de identificaciones que todo candidato está obligado a anclar en la mente del elector; por ejemplo Pedro Sanchez = PSOE = Experiencia de gobierno, renovación y equipo para gobernar = Servicios públicos universales y de calidad garantizados por una política fiscal justa y universal. Cada partido tiene su marco referencial adecuado al candidato, a la estrategía y al momento histórico. Si el relato es la estrategia, es en el debate donde se muestran las señas de identidad, a riesgo, por otra parte, de que los otros candidatos intenten intoxicar tu marco referencial, sobre todo cuando se producen conflictos de intereses por coincidencia de ubicación en el espacio electoral.
Independientemente de cual fuese el marco referencial que pretendiese defender Pedro Sanchez en el debate del pasado lunes, está claro que la primera intervención fue la del moderador que fue quien estableció el marco referencial del socialista, como lo demuestra el enunciado de una pregunta en la que daba igual lo que respondiese el candidato. El moderador ya la había respondido en la introducción de la misma:
El estudio del CIS que se ha publicado hace muy poquitos días señala que el Partido Socialista está alejado del Partido Popular y algunos otros sondeos apuntan a que el Partido Socialista está ya en tercera posición por detrás incluso de Ciudadanos. Usted recuerda , con seguridad, durante la legislatura última del Partido Socialista en el poder, incumplieron algunas de las promesas electorales que habían realizado y llevaron a cabo algunos recortes, por ejemplo, se hizo una reforma laboral, dejaron el país en una situación de paro y de déficit muy grave. Usted no estaba en el gobierno de Zapatero pero sí era diputado en ese parlamento y con su voto se aprobaron algunas de esas medidas. Usted lleva ya casi un año y medio al frente del Partido Socialista como Secretario General. En este tiempo el Partido Popular, según los sondeos, ha perdido prácticamente uno de cada tres votos ¿Por qué el PSOE no ha recuperado ninguno de esos votos que ha perdido el Partido Popular?
Y se quedó tan fresco. Durante el debate la otra moderadora cortó hasta en dos ocasiones la argumentación del candidato socialista, impidiendo que enunciase y completase ejes fundamentales de sus propuestas. La conclusión fue que Sánchez fue quien obtuvo un menor cómputo en el tiempo total de intervención.
El candidato de Podemos no ganó el debate, en contra de lo que digan las opiniones de expertos y tendencias en las redes sociales. Ganó el minuto final y esto porque en su intervención contempló la implicación de los votantes (Aquello de “Con el esfuerzo de todos conseguiremos…). La teoría estratégica electoral recomienda realizar esta llamada en la recta final de la campaña a no ser que las encuestas hayan sacado al partido en cuestión de la lucha por la cabeza de la carrera (como es el caso). Los marcos referenciales de Iglesias fueron los manidos mantras demagógicos de las puertas giratorias o la corrupción generalizada. Eso sí se preocupó de intoxicar el marco referencial del socialista acusándole de no pintar nada en el PSOE. Y esto porque, evidentemente, Podemos “toma” los votos de la posible bolsa de indecisos del PSOE, ayudando así al Partido Popular a no desmoronarse.
Lo de Rivera fue el murmullo intencionado y habitual de dar un paso a cada lado para no moverse del sitio, la estrategia de quien sólo tiene que esperar a ver a donde le llevan las encuestas.
Faltaron Mariano Rajoy y Alberto Garzón. El primero porque su estratega de cabecera le recomendó que  no fuese, el segundo porque el mismo estratega recomendó a la cadena que no lo invitase, a pesar de que actualmente goza de representación parlamentaria, aspecto importante éste del que dos de los debatientes carecían.
Pedro Sanchez, se mostró firme y tal vez, solo tal vez, debería hacerse mirar las sonrisas de desaprobación cuando sus adversarios argumentaban, pero en términos generales se erigió como la única opción de impedir que el Partido Popular, con la ayuda de Ciudadanos a partir del 20 de diciembre, continúe dinamitando las libertades y los servicios públicos, sin adoptar medidas contra la corrupción en sus filas y repartiendo desde el gobierno amnistías fiscales a propios y ajenos cercanos.
Pero volviendo a los vicios del debate, posiblemente estos se produjeron porque respondió más al diseño y los intereses de la cadena organizadora que a los derechos de los electores. Aun habrá que avanzar en un aspecto fundamental de las campañas que profundiza en la democracia y acerca la política a la ciudadanía.

A todas luces, los verdaderos protagonistas del debate “decisivo” del 7 de diciembre fueron los supuestos moderadores. Ellos establecieron las normas y ellos inclinaron la balanza. En la post-resaca del debate solo cabe concluir que además de la ausencia de Rajoy tampoco asistieron los periodistas y, en todo caso, cabe preguntarse si la primera pregunta de Vallés, las interrupciones de Pastor a Sánchez y las opiniones de Evole o Ferreras tenían más que ver con la concesiones digitales que con la campaña electoral y el derecho a la información.

sábado, 2 de mayo de 2015

Ocho millones y medio de razones para formar gobierno

Parece previsible que a lo largo de la primera quincena de mayo podrá producirse la investidura de la Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y que, afortunadamente, ello derivará en la formación del nuevo gobierno andaluz. Las circunstancias para que estos hechos se produzcan son que alguna que otra fuerza minoritaria baraja abstenerse en la segunda votación, que tan sólo exige mayoría simple para llevar a efecto la investidura.
Los partidos, con representación en la cámara andaluza, que propiciarán estas circunstancias han puesto sobre la mesa condiciones que van desde que los expresidentes Chaves y Griñán renuncien a sus respectivos escaños hasta la ruptura de relaciones con las entidades financieras que ejecutan desahucios. Aunque igual podían haber pedido que las sesiones del parlamento se celebren sólo los días impares del mes o la construcción de una línea AVE para conectar San Sebastián de los Ballesteros en Córdoba con Alfarnatejo en Málaga, tan necesaria.
La verdad es que todo esto suena un poco a broma de no ser porque lo que de verdad produce es tristeza. Andalucía necesita sin demora un gobierno que gestione y desarrolle políticas progresistas frente a la descerebrada austeridad del gobierno de España. No es que la administración se haya parado pero, tras unas elecciones, lo deseable es que las instituciones acusen el impulso de un nuevo gobierno.
A los dirigentes de los partidos políticos de nuevo cuño se les llena la boca de lo sagrada que es la soberanía popular pero olvidan, cuando plantean sus condiciones, que hace tan sólo unas semanas, la sagrada soberanía popular amortizó la responsabilidad política de Chaves y Griñán, las relaciones de la Junta con esas entidades financieras, y cuantas otras reivindicaciones programáticas deberán postergar al sueño de la legislatura, hasta que vuelvan a desempolvarse para configurar los programas electorales de la ilusión y de la gente. Y es que el PSOE hace programas electorales para que a los que viven en Marte les dé depresión (nótese el tono cínico, por favor). Y esto desde la seguridad de que el momento de la política con mayúsculas llegará, la política de la negociación y el acuerdo para sacar adelante leyes para la convivencia, para el progreso y para la justicia social. Pero en sede parlamentaria, no en mesa camilla.
Vayan por delante varias consideraciones personales. Que tengo la convicción de que ni Chaves ni Griñán tienen responsabilidad penal en el caso de los ERE, aunque la tienen política porque nombraron al que nombró al tipo que se metió por la nariz unos pocos de cientos de miles de euros que deberían haber ido a parar a familias necesitadas o que ya cansa ver a los consejeros delegados de las entidades financieras diciendo que empiezan a ver el final del túnel y que las cuentas de beneficios empiezan a reflejar el aumento del consumo de las familias, como si alguna vez hubiesen tenido pérdidas.

Los ciudadanos no están cansados de la política en general, de lo que están cansados es de que la política se preocupe más por sí misma que por los problemas de la gente. Y en eso andamos metidos, en negociar las condiciones para propiciar un gobierno que no puede retrasarse un solo día en tomar decisiones y gestionar una comunidad con ocho millones y medio de habitantes y muchas necesidades. 

martes, 24 de febrero de 2015

Rajoy al final del túnel

Además de la crisis, Rajoy ha dado por finalizada la legislatura y ha inaugurado la temporada alta de propaganda en el PP. El debate del Estado de la Nación ha servido, sobre todo, para que las agencias de publicidad se froten las manos. A partir de su finalización, con la respuesta del presidente a las réplicas de la oposición, el gobierno ha iniciado el largo camino propagandístico hasta llegar a las próximas elecciones generales.
Para ser justos, técnicamente, no se puede decir que haya dado por finalizada la legislatura. Lo que ha dicho es que ya ha hecho todo lo que tenía que hacer. Que ya vivimos en el País de las Maravillas y que atamos a los perros con longaniza. Sin tener muy claro por el agujero de la imaginación por el que se ha dejado caer o a qué conejo perseguía en su sueño de la razón.
En la España real hay más paro que cuando llegó al gobierno en 2011, la renta per cápita de los españoles es más baja, hay más familias en situación de pobreza y la deuda de nuestro país es más alta en 2015. Ese es el legado. Su proyecto emblemático. El país que deja para retirarse a un consejo de administración, a dar conferencias en universidades norteamericanas o a seguir persiguiendo conejos imaginarios. A saber.
También ha hecho anuncios. El de la redacción de la Ley de Segunda Oportunidad, que ni evita la pobreza ni elimina las deudas de las familias porque, en todo caso, mantiene la obligación de los españoles y españolas a devolver hasta la última peseta que deban a las entidades financieras. Otro: que los primeros 500 Euros de renta no cotizarán a la Seguridad Social, lo que supondrá la merma del gasto en el capítulo asistencial, justo cuando los ciudadanos más necesitan las políticas sociales.
La desfachatez del personaje le ha llevado, en un momento dado, a afirmar que está inaugurando una fase expansiva de nuestra economía. Debería explicárselo a quienes han visto reducidas las becas para estudios universitarios, a los jóvenes que han salido del país para conseguir un empleo que no guarda relación con su nivel de formación, a las familias a las que los bancos les han embargado sus viviendas, a los que duermen en el portal de esos mismos bancos  junto a los cajeros automáticos o a los parados de mas de 45 años que albergan la posibilidad y la pesadilla de no volver a trabajar. Hay más, pero lo obviaremos para no aburrir al personal ni cansar al muchacho teniendo que dar más explicaciones de la cuenta.
Intento buscar algún mérito y encuentro eminentemente dos, su afán por reinsertar delincuentes mediante el envío de mensajes telefónicos personales de apoyo y fortaleza y la lucha contra la corrupción mediante la destrucción de material informático.
Y a partir de ahora el dinero de nuestros impuestos empezará a fluir hacia los medios de comunicación, principalmente hacia los afines. Anuncios en radio, prensa escrita y televisión sobre las consecuencias de los excesos de velocidad, las de hablar por el móvil mientras conducimos o las del consumo de alcohol al volante; sobre  la lotería de navidad; sobre lo bien que atendemos a los turistas; sobre el Tesoro Público y sobre que Hacienda somos todos. Veremos anuncios hasta para sensibilizarnos de la necesidad de incluir a la luciérnaga de pelo duro en el catálogo de especies en vías de extinción.
Y a cambio, extensos publirreportajes sobre logros y legados, interminables entrevistas y perfiles personales de los miembros del gobierno, la crónica de otra ruta senderista por su Galicia natal en pantaloncito corto y en noviembre, o sus aledaños, a votar. Porque ha acabado la crisis y ha comenzado la propaganda. O eso ha dicho Rajoy.

Solo espero que cuando deje de caer por el túnel no se atiborre de galletas con el Sombrerero Loco. Menudo añito nos espera. Vale.